Comportamientos en bebés de 1 a 2 años que preocupan a los padres

La etapa que comprende desde el primer hasta el segundo año de nuestro pequeño es en la que notaremos más cambios de personalidad y temperamento, vamos a nombrar algunas de estas situaciones y algunos métodos para solventarlas.

Comunicación a través de señas

Que nuestro pequeño se encuentre en esta etapa y solamente intente explicarse con señas o gestos y que no diga palabra, no tiene por que preocuparnos. Su primer medio de comunicación será éste, es debido a la limitación de un vocabulario comprensible, poco a poco irá evolucionando, y acompañará las señas con sonidos que se asemejarán a palabras. Podéis ayudarle a enriquecer su vocabulario relacionando objetos o partes del cuerpo que sean de una o dos sílabas, enseñarle que es la mano, el pie, etc., poco a poco irá evolucionando.

No suelta el chupete

El chupete en esta edad es una comodidad para los padres, para calmarlos en un llanto, para ayudar a conciliar el sueño, pero es ahora cuando debéis quitárselo, un elevado uso le podría crear deformaciones en los dientes. Para ayudar a quitárselo podéis usar el método de compararlos con bebés más pequeños que él, diciéndole que el chupete es de bebés, ellos querrán demostrar que son mayores y así se independizarán del chupete.

Niña con chupete riendo

No se quiere separar de los padres

Veremos que ahora que han crecido un poco no quieren separarse de los padres ni que los dejemos con ningún familiar, algo que hace meses hacían con total normalidad. Esto es debido a que empiezan a conocer la sensación de separación, ver que se separan de las personas con las que más tiempo pasan. Para ayudarles cuando tengas que dejarlos con algún amigo o familiar, se debe ir con tiempo, unos 15-20 minutos, para que cuando llegue el momento de separarte de él, ya haya establecido un vínculo de confianza con la otra persona, incluso haber comenzado con algún juego, esto ayudará a que la separación pase desapercibida.

Ahora siente vergüenza

Esto tiene que ver con la separación, según van creciendo no suelen ser sociables, ellos empiezan a relacionar que, si socializan con otra persona ajena a sus padres, puede llevarle a la separación momentánea, algo por lo que ellos no quieren pasar. Es un comportamiento normal, la manera de combatirlo es similar a la de la separación de los padres, tenéis que fomentar los vínculos entre los seres conocidos, principalmente a través de juegos, esto es lo que más entusiasmo les despierta.

Demuestra nerviosismo e intranquilidad

A partir de un año cuando empiezan bien a gatear con mucha destreza o incluso andar les da mucha libertad de movimiento e independencia. Esto hace que no paren en ningún momento de jugar, andar, correr, etc. Puede que al final del día sigan manteniendo esa actividad en la cama y les cueste coger el sueño. Para esto es muy recomendable un baño antes de dormir acompañado de un pequeño masaje, esto les relajará lo suficiente.

Niño jugando con calabazas

No comparten

Es normal que tu hijo no quiera dejar sus juguetes a otros niños, no conoce lo que es compartir, y además hasta los dos o tres años solo le interesa satisfacer sus necesidades. Ante esta situación no hay que presionarle, lo que si se puede hacer es que de vez en cuando, él sea quien necesite que le dejen algún juguete, juntarlo con otro niño de su edad y que él vea la necesidad de que le dejen un juguete para poder entretenerse le ayudará a comprender poco a poco la situación al contrario.

Pega a los demás

No deja de ser otra manera de comunicarse, aún son pequeños para controlar sus impulsos. Simplemente es la manera que tienen de pedirte algo que les has quitado o si quizá no entiendes algo que te está pidiendo, es su manera de expresar esa frustración. Para corregir esta actitud debes explicárselo con firmeza, pero con mucha calma, el tampoco entiende.

A todo dice No

Esta situación viene motivada por dos situaciones, en primer lugar, porque el gesto de decir no con la cabeza requiere menos coordinación que el decir si, a ellos les resulta más fácil realizarlo y lo aprenderán antes. En segundo lugar, según se van haciendo mayor, intentan desafiar la autoridad de los padres, ellos ven que un No como respuesta tiene más impacto en la actitud de los padres. Para cambiar este comportamiento, debes cambiar el contenido de tus preguntas, sustituir ¿vas a merendar?, por ¿qué te apetece, fruta o yogurt?, de esta manera omitiremos el No como respuesta.

Todo lo lanza por los aires

Da igual cual sea el juguete o el objeto que esté al alcance, él lo cogerá y lo lanzará. Todo tiene una explicación, si él está haciendo uso correctamente del juguete y se encuentra en el suelo tranquilo, el observará que tu atención hacia él disminuye, si él lanza el juguete, recibirá un cúmulo de reacciones, observará el ruido que hace al caer, tú le dirigirás unas palabras, probablemente seas tú quién recoja el juguete y se lo vuelva a dar, no dejar de ser otra manera de jugar y descubrir y enlazar acciones con reacciones. Una ayuda para este caso será, tener a su acceso juguetes que sean blandos y no puedan hacer daño a nadie ni a nada, según vaya creciendo irá descubriendo el correcto uso de cada cosa y esta actitud desaparecerá.

Todos hemos tenido 1 y 2 años antes de los que tenemos en la actualidad, recordar que todo lo que ellos hacen lo hemos hecho nosotros antes y ahora ya no lo hacemos, tranquilos que todas las actitudes en esa etapa acaban.

Equipo de redacción de www.pequeneces.com

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar