Terrores nocturnos en niños

En los primeros años de vida los niños suelen sufrir terrores nocturnos. Es un tipo de manifestación del sistema nervioso, y va desapareciendo según se va creciendo.

¿Qué son los terrores nocturnos?

Son alteraciones del sueño moderadas, similares a un estado de miedo, que no está producido ni por el contenido del sueño ni con ninguna situación determinada. Suele ser mas angustiosa para los padres que para el pequeño. Durante un terror nocturno el niño puede sentarse de repente, abrir los ojos, llorar, gritar, balbucear, pero sin estar realmente despierto, es por ello, que no será consciente de tu presencia en ese momento.

Niña llora

¿Cual es la causa que los provoca?

Se trata de una hiperactivación del sistema nervioso central. Esto puede desembocar en un ataque de miedo entre las distintas fases del sueño. Normalmente ocurre a partir de la tercera hora de sueño, cuando el pequeño pasa de un sueño profundo a un sueño algo más ligero.

¿Qué hacer ante los terrores nocturnos?

Prácticamente en todos los casos el niño no es consciente del acontecimiento, aunque esté incorporado en la cama y con los ojos abiertos, el pequeño no atenderá a tus llamadas. Es importante NO despertarlo en esta situación, de lo contrario, se desorientará y se pondrá aún más nervioso. Si es bueno quedarse a su lado para evitar que pueda lastimarse, y hablarle en voz muy baja y acariciarle para intentar calmarle, después de este episodio el niño dormirá plácidamente.

Padre acaricia al bebé

¿Se pueden evitar?

Un terror nocturno no es una enfermedad ni ningún mal psicológico que precise de un tratamiento, pero sí que es cierto, que en la mayoría de los casos puede verse ayudado a que se produzca esta situación a la ingesta de un medicamento nuevo, que el niño no duerma de manera regular dentro del mismo horario, o haya estado hiperactivo justo antes de la hora de dormir.

Para prevenirlos, el niño debe acostarse en un ambiente tranquilo, los padres pueden relajarle leyendo algún cuento, intentar mantener siempre el mismo horario para irse a la cama, cenar al menos una hora antes de la hora de dormir, evitar juegos activos antes de dormir. Estos son algunos consejos que ayudarán a evitar esta situación.

¿Cuánto puede durar?

Esta etapa se manifiesta en niños desde el primer año de vida hasta los 6-7 aproximadamente. En este trastorno del sueño existe mucha diferencia de unos niños a otros, en unos podría durar unos minutos y en algunos casos podría llegar a casi una hora desde que empieza el miedo hasta que vuelve a dormirse tranquilamente.

Con en muchas circunstancias, la tranquilidad de los padres ayudará a solventar este pequeño problema con normalidad.

Equipo de redación de www.pequeneces.com

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar